jueves, 20 de marzo de 2008

REDESCUBRIMIENTO DEL POETA ROSARIO MASE

Ante algunos comentarios elogiosos recibidos en este Blog, referidos a la poesía de Rosario Mase (apenas un fragmento transcripto, de un soneto que reproduciré completo), incluiré otro de sus sonetos de su primera publicación:"Los muelles insumisos"(Ediciones El Pan Duro). Evidentemente, quienes leen con atención y sin prejuicios tienen mayor capacidad de recepción y sensibilidad que aquellos que en su momento, lo ignoraron, ningunearon y ocultaron con su miopía poética y sus concepciones elitistas de la poesía. Aquella crítica mercenaria y malévola pasó al olvido como los seudos poetas que ellos "manijearon". Poetas como Rosario Mase seguirán conmoviendo a las nuevas generaciones por su sentimiento y calidad expresiva. Su obra editada alcanza 5 volúmenes, exisitiendo además (creemos que puede rescatarse) una gran cantidad de poemas inéditos. Ojalá toda su poesía se difunda como en verdad merece. (H.N.)
 
Reproduzco, en esta pequeña muestra, los 2 sonetos "Estibador muerto", completos:
      
      ESTIBADOR MUERTO
                 I
Ayer nomás, gestaba firmes trazos,
y hablaba con la historia tu mirada...
Por un techo y un pan de agrios pedazos
bajabas con el alba a la bordada.
 
Te alzabas vertical sobre tus pasos,
resuelto brío y rica la ordenada
hombría jubilosa de los brazos
activos de sustancia iluminada.
 
Ayer nomás, los ojos hacia arriba,
quemando en tu quehacer profundas sales,
crecías dominando a la alta estiba...
 
y eufórico de cables y señales,
largabas tu gramática cautiva
de barcos con fatigas animales.
                II
Y ahora estás allí, desparamado...
vencido por el hierro, en la despierta
tarde del muelle, que te ve humillado
la carne que era luz, sucia y abierta.
 
Estás allí, brutal, todo apagado.
La sangre lame y tiñe la cubierta
y el gesto de un asombro ya cuajado
se resuelve en la atroz mirada muerta.
 
Heraldo de la paz y la herramienta:
caído y estirado junto al guano
y el hoyo que a tu pecho lo revienta.
 
El mundo de tus sueños, muerto hermano,
la curva de tu sangre recalienta
y avanza por la estrela hasta tu mano.

2 comentarios:

Tute dijo...

Gracias por publicar el soneto entero de R. Mase, Héctor. Lo encuentro preciso, tierno y descarnado. Un abrazo.

hernan dijo...

Gracias Héctor, me conmueven estos versos como los del tango "Al pie de la Santa Cruz". Un abrazo grande.
Hernán Lucero (cantor de los Bardos cadeneros.)